Otra forma de disfrutar del sabor y las increíbles propiedades de la dulce miel, es la miel crema. A continuación te mostramos en qué consiste este elixir gourmet.

Características de la miel crema

La miel crema, también conocida como miel cremosa, cuenta con su sabor especial. Se presenta de una manera diferente, con una textura cremosa y agradable, muy fácil de untar y que es capaz de deleitar los paladares más exigentes. De ahí la expresión la miel crema, carácter «gourmet».

Gracias a la utilización de un sistema en frío que no pervierte la esencia del endulzante de nuestras queridas abejas, este producto se elabora de forma completamente respetuosa con el medio y el producto original a partir de miel cristalizada. Esto facilita la posterior conservación durante un mayor periodo de tiempo.

Cómo se elabora la miel crema

Para la elaboración de la miel crema, se emplea miel cruda, es decir, tal y como se extrae de la colmena, sin haber calentar ni pasteurizar.

Esta miel debe haber sido cosechada recientemente a través de un proceso de batido en frío, hasta que se obtenga una textura cremosa y consistente, con mucho cuerpo.

De esta forma, se consigue una miel cremosa y con multitud de propiedades, que se conserva mejor durante un mayor periodo de tiempo, a la vez que no se deteriora su especial textura.

Por este motivo, los beneficios de esta miel son exactamente los mismos que los de la miel pura, lo único que cambia es su textura y presentación. De esta manera conserva sus propiedades antisépticas, antibióticas, energizantes y antiinflamatorias, entre otras muchas.

La cristalización de la miel

De manera general, hay mieles que tienen a cristalizar de forma natural mejor que otras, como son la de manzano, almendro o la de romero.

Por otro lado, lo cierto es que existen diferentes factores como la humedad, la luz o la temperatura, que influyen notablemente en el proceso de cristalización de la miel.

También puede interesarte: 

Esta entrada también está disponible en: Inglés Francés