La miel constituye una alternativa saludable a la mayoría de los edulcorantes artificiales. Debido a su sabor, más dulce que el del azúcar, existe la creencia de que la miel de abeja engorda, ¿es eso cierto?

A continuación trataremos sobre los valores nutricionales de la miel, su comparación con el azúcar y si es o no cierto que la miel engorda. 

Por qué la miel engorda menos que el azúcar

Lo cierto, es que al contar con menos calorías que el azúcar, y un índice glucémico moderado, la miel permite mantener los niveles de azúcar en sangre moderados. Esto, en niveles moderados, aporta una mayor sensación saciante, y con ello, una menor producción de grasa. 

El azúcar refinada supone un carbohidrato vacío, es decir, el azúcar carece de nutrientes, y únicamente aporta calorías. Dicho de otro modo, el azúcar blanco es 100% sacarosa.

Por su parte, la miel, no solo aporta calorías, sino que también es rica en nutrientes, vitaminas, minerales, proteínas, enzimas y oligoelementos beneficiosos para la salud.

Así, la miel cuenta con un 82% de azúcares, un 17% de agua y un porcentaje de macro y micro nutrientes. Por tanto, la miel es mucho más rica nutricionalmente que el azúcar. 

Entonces, ¿la miel engorda? ¿Es más saludable que el azúcar? Una cucharada sopera de miel contiene 46 kcal; mientras que una cucharada sopera de azúcar, cuenta con 93 kcal. Sin embargo, puede ocurrir que, debido a su densidad, una cucharada de miel engorde más que una azúcar. 

Así, la miel cuenta con menos calorías que el azúcar, ya que además, generalmente se emplea una menor cantidad de miel que de azúcar, ya que su sabor también es mucho más dulce. Por tanto, la miel constituye una interesante alternativa frente a los edulcorantes artificiales. 

Cantidad de miel recomendada al día

Lo ideal, para mantener el equilibrio dentro de una dieta sana, es consumir una o dos cucharadas pequeñas de miel al día. Podemos añadir la miel a yogures, bizcochos, pasteles, etc. 

Evidentemente, si se consume miel de forma excesiva o descontrolada de forma regular, esto puede derivar en un aumento de peso. Esto quiere decir, que la miel por sí sola, de forma moderada no engorda, por lo que es importante encontrar el equilibrio en nuestra dieta.

Se trata de un alimento hipercalórico, cuyo efecto depende en gran medida de la frecuencia y la cantidad en que se consuma. Por ejemplo, dentro de las dietas de adelgazamiento, se recomienda consumir en torno a 10 g de miel al día. 

Otras propiedades y beneficios de la miel en nuestra salud

A continuación, te mostramos otros beneficios que aporta la miel al organismo: 

  • Alivia las molestias de garganta: un vaso de leche con miel ayuda a aliviar los dolores de garganta, así como la tos o aliviar pequeños resfriados. Esto es gracias a los efectos antimicrobianos y antioxidantes de la miel. 
  • Fuente de energía: La miel aporta energía que se metaboliza de forma rápida. Por lo que se recomienda su consumo cuando se precisa de energía de forma rápida. 
  • Efecto calmante: la miel no solo favorece el sueño, sino que además también ayuda en la relajación, alivia las crisis de ansiedad y reduce el estrés. 
  • Protege al corazón: Al ser rica en antioxidantes, la miel favorece la protección del corazón, reduce los niveles de colesterol e incluso reduce el riesgo de sufrir algunos tipos de cáncer. Así, la miel de abeja no solo protege el corazón, sino que también fortalece al sistema inmunitario. 
  • Cura quemaduras y heridas: Ya desde los egipcios, se empleaba la miel para curar las heridas y quemaduras superficiales. 
  • Favorece la digestión: Al combinarse con otros elementos naturales, como el limón o la canela, la miel favorece la digestión, aliviando así el estreñimiento y las molestias estomacales. 

Por tanto, la miel no engorda si se consume de manera moderada dentro de nuestra dieta. En el equilibrio está la clave, ya que cualquier alimento consumido en exceso puede repercutir en un aumento de peso. 

También puede interesarte:

Esta entrada también está disponible en: Inglés Francés