La humanidad lleva miles de años consumiendo miel de abeja por sus con abundantes beneficios nutricionales y medicinales. Se trata de un excelente sustituto del azúcar natural y una gran fuente de carbohidratos como la glucosa.

La miel de abeja se compone además de vitaminas, aminoácidos, antioxidantes, minerales y enzimas que pueden influir en el alivio de los síntomas de un resfriado o una gripe.

Hoy te contaremos todo lo que debes saber acerca de la miel de abeja, tanto como sus usos como sus diferentes beneficios.

¿Cómo se obtiene la miel de abeja?

La miel de abeja es obtenida gracias el trabajo de las abejas. Estas recogen el néctar de flores y la sabia de algunos árboles como el roble o la encina.

Una vez recogido el néctar, las abejas lo transportan hasta sus colmenas y lo concentran en las celdas de los panales para formar la miel.

En el momento de la recolección de la miel, un experto apicultor con cuidado de no dañar la colmena extrae la miel utilizando herramientas especializadas.

miel de abeja

Nutrientes que nos aporta la miel de abeja

La miel de abeja es rica en hidratos de carbono de origen natural, estos se componen principalmente de fructosa y glucosa. Es un alimento ideal para consumir por las mañanas en el desayuno o a media tarde para que nos aporte energía.

Además, contiene una significativa cantidad de vitaminas y minerales como vitamina B2, niacina, vitamina B6, ácido fólico, vitamina C, calcio, fósforo, zinc, hierro, potasio y magnesio.

También aporta aminoácidos y ácidos orgánicos, como el ácido acético y el ácido cítrico.

Usos de la miel de abeja

Los usos que podemos darle a la miel de abeja son muy variados, desde edulcorante a remedio medicinal, e incluso como tratamiento de belleza. Aquí tienes algunos ejemplos:

Uso medicinal

  • Antibacteriano: Podemos usar la miel de abeja como un potente antibacteriano dado su importante contenido en inhibinas (peróxido de hidrógeno, flavonoides y ácidos fenólicos).
  • Antiinflamatorio: A la miel se le atribuyen propiedades antiinflamatorias, puede utilizarse para reducir las inflamaciones musculares y con ello reducir la molestia que provocan.
  • Ayuda a la digestión: Consumir miel junto a jugo de limón facilita la digestión de los alimentos, ayuda a aliviar la acidez e favorece el tránsito intestinal.
  • Alivia la tos y el dolor de garganta: La miel de abeja junto a una infusión o leche caliente, nos ayuda a calmar la tos y el dolor de garganta, incluso muchos medicamentos incluyen la miel en su composición.
miel de abeja

Tratamiento de belleza

  • Exfoliante: La miel es un excelente exfoliante natural, además durante la exfoliación nos ayuda a hidratar la piel.
  • Mascarilla capilar: Puedes usar la miel como mascarilla para el pelo y así conseguir un alisado más fácil, solo tiene que mezclar 3 cucharadas de miel con agua tibia, aplicarla en el cabello y retirarla tras 10 minutos.
  • Antioxidante: Los antioxidantes frenan la descomposición celular y la miel tiene una cantidad significativa de ellos. Al frenar la descomposición celular frenamos también el envejecimiento de la piel.
  • Protector labial Hidratante: En las épocas de frío, es muy común tener los labios resecos y esto nos puede provocar heridas, con la miel tenemos un excelente bálsamo labial que nos ayudara a hidratar los labios y a sanar las heridas.

Edulcorante natural

La miel de abeja lleva utilizándose como un endulzante natural miles de años, puede usarse en repostería, bebidas alcohólicas, infusiones, café, frutos secos y en todo lo que se te ocurra.

Utilizar la miel de abeja para sustituir el azúcar refinado es la mejor opción, no solo da un sabor especial a los alimentos, también puede potenciar el sabor y es la opción más natural y saludable.

También te puede interesar:

Esta entrada también está disponible en: Inglés Francés