Hoy en día podemos encontrar en el mercado infinidad de variedades de miel diferentes con características y propiedades muy variadas.

Así, podemos encontrar mieles con aromas, que van desde los sutil, hasta los intensos aromas dulces o afrutados; sabores que varían de los suave a lo amargo; y colores que pueden cambiar de la miel clara y casi transparente, hasta tonalidades muy oscuras, como es el caso de los mielatos.

A continuación, te mostramos la diferencia entre las mieles claras y oscuras, para que puedas elegir en cada ocasión la variedad que mejor se adapte a nosotros. 

Características de la miel clara

Se recomienda el consumo de miel clara, como la de acacia, azahar o la miel de flores, en situaciones en las que necesitemos obtener energía.

Por ello, se recomienda especialmente su consumo antes o después de realizar actividad física, así como en épocas donde haya mucho estrés, como exámenes o jornadas de trabajo exhaustivas. 

Las mieles claras cuentan con numerosas propiedades beneficiosas para la salud. 

  • Aportan energía
  • Son ricas en vitamina A:, También conocida como Retinol, esta vitamina contribuye en el mantenimiento y fortalecimiento de la piel y las células epiteliales. 
  • Mejoran la visión
  • Facilitan el crecimiento de los huesos 
  • Protegen el sistema inmunitario del organismo. 

De este modo, gracias a sus propiedades energéticas y reconstituyentes, se recomienda su consumo en deportistas, personas mayores y personas fatigadas.

Características de la miel oscura

Por su parte, la miel oscura cuenta con numerosas propiedades antibacterianas y supone una importante fuente de minerales, como el fósforo, hierro o magnesio.

En este sentido, las mieles más oscuras, como la miel de bosque o la de roble, procedentes de mielatos, son aún más ricas en sales minerales. 

Lo cierto es que las mieles oscuras cuentan con múltiples beneficios, resumidos a continuación:

  • Numerosas propiedades antibacterianas
  • Rica en minerales
  • Fuente de vitamina B1: la vitamina B1 o Tiamina, contribuye en el mantenimiento del corazón, así como del sistema nervioso e incluso del digestivo. 
  • Increíble fuente de vitamina C. Esto las convierte en un alimento antioxidante, es decir, que previene el daño celular. Por ello, es esencial para evitar enfermedades degenerativas.

Qué influye en el color de la miel

En lo referente al color, lo cierto es que las tonalidades de una miel u otra varían notablemente en función de diferentes factores.

Entre ellos, la composición de la miel es sin duda el factor más determinante, ya que en función de la flor de la que proceda su polen, su color varía enormemente. 

Además, el color de la miel también depende de factores como la estación del año en cuestión o el clima de la zona.

En este sentido, las mieles más claras las encontramos a principios de año; mientras que a medida que avanza el año, las mieles se van oscureciendo.

¿Qué tipo de miel es mejor?

Lo cierto es que no hay una respuesta correcta a la hora de decidir qué tipo de miel es mejor o peor.

Todas las mieles cuentan con propiedades beneficiosas para nuestra salud. Por eso, elegir una miel clara u oscura, depende en gran medida de cuáles sean los beneficios que busques. 

Debemos tener en cuenta de que en el caso de que lo que busquemos sea relajarnos, aliviar el estrés o endulzar un alimento, podríamos recurrir a cualquiera de ellas. 

También puede interesarte:

Esta entrada también está disponible en: Inglés Francés