Las avispas y las abejas a menudo se confunden a pesar de tener notables diferencias. Siempre han sido dos insectos que por su similitud, cuesta diferenciarlos a primera vista. Además tendemos a temerlos sin ni siquiera saber si estamos en frente de avispas o abejas. 

La realidad es que hay una gran diferencia entre ser atacado por una abeja o por una avispa. Lo cierto es que incluso en lo referente a su papel en los ecosistemas, este también es muy diferente.

A continuación te explicamos todo lo necesario para diferenciar a estos dos tipos de insectos. 

Diferencias físicas entre abeja y avispa

A primera vista, las abejas y las avispas pueden diferenciarse fácilmente si tenemos en cuenta algunos detalles. La principal diferencia entre ambas, radica en su tamaño, Así, por lo general, las abejas son bastante más grandes que las avispas. Además, su complexión es más robusta que el exoesqueleto delgado de las avispas. 

El color es otro punto clave en su diferenciación. Aunque ambas tienen los característicos colores amarillo y negro, el color de las abejas es más pardo tirando a anaranjado. Las avispas cuentan con las características líneas diferenciadas amarillas y negras, aunque a veces puedan variar sus tonos, la diferencia con las abejas es más que distinguible. 

avispas y abejas diferencias

Picadura de abeja vs picadura de avispa

Ambos insectos son temidos por su capacidad de picar con el aguijón que poseen. Sin embargo, saber diferenciarlos en este caso es crucial, ya que no tienen la misma capacidad de picadura.

La avispa puede picar varias veces y esto se debe a que su aguijón es liso. Puede entrar y salir sin ningún problema en la superficie que penetra. Sin embargo, las avispas son las que tienen más peligro y opción de picar. Esto se debe a que estas tienen un aguijón que es liso y punzante e inyectan un veneno que produce un dolor intenso pero no es letal.

Las abejas, por su parte, no son tan peligrosas a la hora de picar, porque si lo hacen, mueren. Esto se debe a que su aguijón se encuentra acoplado a su exoesqueleto y cuenta con unos pinchos que desgarran el abdomen de la abeja en cuanto es retirado del sitio donde se clava. 

Sabemos por tanto, que si una abeja ronda a nuestro alrededor, las probabilidades de recibir una picadura son muy pocas; mientras que si se trata de una avispa, tal vez conviene recurrir a algún tipo de protección. Esta es una de las diferencias más importantes entre las abejas y las avispas.

Diferencias entre la conducta de las abejas y de las avispas

Se ha estudiado la conducta de ambos animales, y en el caso de las avispas, se les atribuye una agresividad innata. En comparación, las abejas son más mansas y tranquilas, aunque esto puede estar relacionado con lo mencionado anteriormente sobre su limitación en las picaduras. 

Las abejas además tienen trabajo del que ocuparse a lo largo de su vida. Cada año siguen una serie de procesos en la elaboración de miel y preservación de su colmena. Se encargan de la polinización de las flores y de la elaboración de varias sustancias de provecho a partir del néctar y el polen. 

Además, las abejas tienen un sistema de organización con unas reglas que cumplen a la perfección dentro de la colmena. Cada abeja desempeña diferentes papeles a lo largo de su vida. 

diferencias entre abejas y avispas

En el caso de las avispas, también siguen ciertas jerarquías, pero al no vivir en una colmena (lo hacen en panales) y no trabajar ningún tipo de material para elaborar otros nuevos, el trabajo que tienen es menor. 

Con respecto al hábitat, cabe mencionar que las abejas fabrican su propia colmena, a partir de los materiales que recolectan. Las avispas, por su parte, fabrican sus panales con madera u otros materiales. 

Funciones de las abejas y de las avispas

La función de las abejas con relación al planeta es, principalmente, polinizar el planeta. Se encargan de transportar el polen de las flores, lo que favorece su reproducción. Esto significa que sin ellas, muchos cultivos desaparecerían. 

En cuanto a las avispas, se alimentan de otros insectos y son puras depredadoras. Las plagas de avispas pueden destruir colmenas de abejas y perjudicar cultivos.  

En definitiva, las abejas benefician muchas facetas de nuestro planeta en comparación con las avispas. Aunque simplemente lo hagan para alimentarse, indirectamente ofrecen una gran cantidad de elementos aprovechables.

También te puede interesar:

Esta entrada también está disponible en: Francés